Chevrolet Cruze D2XX llegará en 2014

Dentro de los muchos modelos de coches de la marca Chevrolet, uno de los que más éxito ha tenido desde que se lanzó al mercado, y no nos referimos solo a éxito en Europa sino a un éxito mundial han sido los modelos Cruze. De hecho, la firma de coches tuvo que dividir su producción en las dos fábricas que tiene en el mundo, una en Norteamérica, y la otra en Corea del Sur, para hacer frente a los pedidos.

A pesar de que estos modelos todavía tienen un par de años por delante, y que después uno más para ir agotando existencias como mínimo, la marca ya empieza a trabajar en el modelo sustituto del que anuncian llegará en el año 2014, previsiblemente, salvo que haya problemas o que se retrase todo en el proyecto imposibilitando su salida.

El nuevo coche llevará un interior y un exterior completamente renovado adaptándose a las nuevas tendencias o presagiando las futuras. También cambiarán los motores y el propio habitáculo del coche. Eso quiere decir que su diseño seguramente cambie aunque tratarán de mantener el mismo espacio del coche pero si modernizándolo y convirtiéndolo en un poco más futurista del que era este otro coche.

Lo más característicos del nuevo modelo es que se montará bajo la plataforma D2XX, plataforma que servirá  para otros coches de Chevrolet como el Opel. Habrá que estar atentos a ver cómo evoluciona todo esto y cómo se consigue un nuevo coche para el mercado de esos años, y sucesivos.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   PepeKimi dijo

    Hola a todos 😀

    Perdonad por el ladrillo, pero creo que os interesa a todos los foreros con versión disesel con DPF

    Me presento a todos los miembros. Tengo un Chevrolet Cruze 1.7 VCDI desde hace cuatro meses y estoy en líneas generales contento, ya le he hecho 7500 kilómetros, y hace pocos días me sustituyeron en garantía el aceite y actualizaron la centralita con una nueva versión para evitar que se repitiera el problema, y es que me estaba apareciendo el mensaje “cambiar aceite motor pronto”. Me dijeron que había una serie de unidades defectuosas, y que el fabricante se hacía cargo de la intervención. Cuando llevé el coche les insistí en que el 80-90% de los kilómetros que hago habitualmente son de carretera y sólo un poco en ciudad…

    Me explicaron el tema de las regeneraciones del DPF (que no me explicaron al venderme el coche), y que si hacía trayectos en ciudad, que sacara el coche una vez a la semana a carretera y que lo revolucionara…

    Me he documentado un poco sobre el tema, y me surgen varias inquietudes con respecto al dichoso DPF:

    1º)-Ni al vender el vehículo me informaron de los inconvenientes de dicho “artilugio”, ni en el manual de instrucciones viene una información lo suficientemente detallada sobre los inconvenientes que acarrea.

    2º)-Básicamente, el DPF se regenera automáticamente cada “x” kilómetros en función del estilo de conducción y el tipo de recorrido, de forma que quien circule mayoritariamente por carretera a velocidad sostenida y por encima de 2000-2500 revoluciones (regeneración pasiva: el DPF se calienta sin ayuda y quema el hollín acumulado), no debería tener nunca problemas.

    3º)-El resto de usuarios que hagan una utilización en ciudad o mixta carretera-ciudad, se pueden encontrar con más regeneraciones automáticas que deterioran el aceite (se inyecta gasoil al DPF y se revoluciona de forma automática el motor durante un tiempo para incrementar la temperatura del DPF y quemar el dichoso hollín acumulado). Hay tener cuidado, porque el coche no te lo advierte, de no interrumpir la regeneración automática, ya que si se para el motor antes de finalizar la regeneración, parte del gasoil que no se ha quemado en el DPF pasa a mezclarse con el aceite del motor, deteriorándolo y haciendo que nos pida el cabio de aceite de forma prematura.

    [b]Conclusión:[/b]Si hubiera sabido de todo esto, habría comprado un coche gasolina o híbrido, a pesar de realizar 20.000 kilómetros al año, ya que el ahorro que siempre se le ha supuesto a un vehículo diesel, se ve muy mermado por: mayor consumo en regeneraciones automáticas, tener que hacer kilómetros extra de carretera para limpiar el DPF, encontrar que un aceite programado para 15.000 kilómetros (30.000km el mismo motor en Opel) hay que cambiarlo mucho antes, y por último, cuando el DPF deje de funcionar y haya que sustituirlo el coste podría rondar los 1800 euros o más… ¿Dónde está el ahorro? A largo plazo es un vehiculo caro de mantener, mucho más que un gasolina.

    Saludos de nuevo a todos, espero que os sea de ayuda la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *