Coches de película: Mustang Shelby 500

No vamos a hacer apología al delito ni tampoco a alabar las “proezas” de los malos, pero no podemos de dejar de admirar el modo en que Nicholas Cage pone al límite al Mustang Shelby 500 de 1967 en la película “Gone in 60 Seconds” (conocida en España como “60 Segundos”).

Esta película trata sobre un ladrón de coches y una operación para robar una gran cantidad de coches de lujo, deportivos y clásicos en muy poco tiempo, pero dejando un poco de lado toda la trama Hollywoodense promedio que nos suelta esta cinta de acción podemos apreciar el arte en estado puro en forma de un Mustang Shelby 500 de 1967, que por si no fuera lo suficientemente musculoso, está equipado con un turbo alimentador e inyector de óxido nitroso.

Eleanor (como el ladrón bautiza a este coche) lleva un motor 427 de bloque corto, 5.5 litros y 500 caballos de fuerza que ruge debajo de un capó customizado con ventilación especial y  espacio central para el turbo y el filtro de aire sobre-medida.

EL Mustang del 67 ya tenía estatus de culto antes de que se hiciera la película, pero después del gran éxito de taquilla de ésta, fueron muchos quienes modificaron sus coches de serie para que lucieran (al menos estéticamente) como Eleonor. Incluso se puede encontrar aun a día de hoy en Internet muchos sitios dedicados a construir réplicas de fibra de vidrio y carbono de este coche.

Así fuese para circular a baja velocidad, el Ford Mustang Shelby 500 es una máquina que transmite la más profunda admiración, tanto así que dejó a la mismísima Angelina Jolie como un personaje de menor atractivo en la película.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *