Conducir con los pies: autoescuelas para discapacitados

coches para discapacitadosEn Basauri, Vizcaya, existe una de las pocas autoescuelas adaptadas para personas con una discapacidad física que hay en nuestro país. Esto se debe a que el coste de convertir un vehículo normal en uno para personas que carecen de movilidad suele costar tanto o más que el coche en sí, lo cual –debido a la poca demanda de conductores- hace que casi ninguna academia de conducción se atreva a apostar por tener al menos un turismo de su flota provisto de lo necesario para casos especiales.

El caso de David, un joven de Madrid, que nació sin un brazo y con el otro poco desarrollado, es un ejemplo bastante interesante de la problemática de que no existan este tipo de servicios en las grandes ciudades. El muchacho, con tal de poder optar a ser el primer europeo que pueda manejar un auto con sus pies, debió de pedir un mes de excedencia en su trabajo.

Esta dificultad de traslado de una comunidad a otra por un mes, además del gasto que supone sacarse el carnet de conducir, se suma a la aventura que supuso convencer a la Dirección General de Tráfico de que David Rivas era apto para conducir un turismo con los pies. Hubo de pasar una prueba específica para discapacitados que finalmente superó con éxito.

Una vez que David aprobó el examen teórico de conducir, se enfrenta al práctico, que ya ha suspendido una vez por no respetar un ceda el paso. Sin embargo, es consciente de que no va a comprar un coche en los próximos meses debido al excesivo precio que debe de pagar por convertirlo y sumarle el que de por sí ya cuesta un utilitario.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *