Consejos para cambiar una rueda de coche

Consejos para cambiar una rueda de coche

La ley de Murphy especifica que si algo puede salir mal saldrá mal, esto es aplicable a la mecánica de los coches y sobre todo al fallo mecánico en las peores circunstancias. Nunca se te pinchará una rueda cerca de casa, nunca en una situación sin prisa o nunca sin que haga buen tiempo. La primera indicación, siempre, es conseguir llevar el auto hasta un sitio seguro para iniciar el cambio de rueda pinchada por una de repuesto.

Lo primero que tienes que hacer es conducir muy despacio para poder colocar el vehículo en un lugar apropiado para la maniobra que vas a realizar. En el caso de que estés en la autopista o autovía no debes intentar hacer el cambio en el mismo arcén. Conduce hasta un área de servicio pero si crees que no vas a llegar, detén el vehículo a un costado y señalízalo bien mientras localices a los servicios de asistencia en carretera. Si vas por una vía menos transitada, sácalo de allí y en un terreno tranquilo disponte a cambiar el neumático sin problemas.

Las luces de emergencia debes encenderlas inmediatamente después de haber llegado un sitio seguro, también has de colocar los triángulos en el caso de que fuese necesario. Finalmente apaga el motor y echa el freno manual. Cuando te bajes del coche es muy importante que portes el chaleco de seguridad reflectante, más que por lo que indique la ley, por tu seguridad.

Recuerda siempre que la rueda de repuesto ha de estar correctamente inflada y en perfecto estado de mantenimiento, aunque la guardemos en el maletero, y tener bien a la vista siempre el gato y la llave para quitar las tuercas. Has de realizar los pasos según se indique en el manual de instrucciones de tu vehículo ya que puede contar con algunas particularidades a tener en cuenta para realizar el cambio con total seguridad.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Mejores seguros dijo

    Importantísimo tener en cuenta estos consejos. Parece una tarea sencilla pero sin duda a más de uno nos ha pasado de quedarnos tirados por un reventón de una rueda y quedarnos, o bien paralizados, o bien llamando a algún amigo para que nos ayude a cambiarla. Seguridad y tranquilidad ante todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *