Consejos para comprar un coche de segunda mano: detectar reparaciones

Consejos para comprar un coche de segunda mano, detectar reparaciones

Cuando vamos a comprar un coche de segunda mano, siempre tenemos que tener en cuenta que muchas veces estos vehículos han podido tener una vida un poco peligrosa según el conductor que le haya tocado o, a veces, simplemente, un problema de fábrica ha ocasionado algún desperfecto en el propio auto que tenemos que aprender a detectar y valorar para decidirse o no a comprar un coche.

Si por ejemplo, observamos que el coche se ha vuelto a pintar por completo, tendremos que averiguar cual ha sido la causa de esta operación tan costosa, si ha sido por simple estética o por que algunas partes habían sido dañadas. En este caso, tendremos que preguntar cuales y de qué modo fueron arregladas después.

Un ejemplo de elemento dañado que no debe ser admitido a la hora de comprar un coche de segunda mano, son los que se situen en los largueros del chasis. Nunca hay que comprar un coche con los laterales arañados o hundidos bajo ningún concepto, a no ser que la reparación haya sido prácticamente como poner una pieza entera nueva.

Los daños en las partes laterales del chasis afectan en su mayor parte al grado de rigidez de nuestro coche y jamás se consiguen recuperar los valores de fábrica por muchas reparaciones que se realicen. Por lo tanto, aun habiendo sido reparado correctamente, siempre hemos de guardar reservas por que no estamos comprando algo que sea para una temporada corta. En el caso de que sea un vehículo ya robusto de por sí, o el uso que le vayamos a dar no sea excesivo, quizás podemos aprovechar esa carencia para rebajar unos cientos de euros el precio final.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *