El Porsche Carrera GT de Paul Walker circulaba muy rápido

Paul Walker dead

El pasado mes, Paul Walker y Roger Rodas sufrieron un accidente de tráfico que les costó la vida a ambos. A lo largo de estas semanas, muchas han sido las personas y los medios de comunicación que rumoreaban acerca de lo ocurrido. En un principió, las pruebas apuntaban a un fallo mecánico del Porsche Carrera GT, e incluso un fallo del propio piloto, pero hoy se ha conocido la verdadera causa de dicha tragedia.

El informe realizado por Porsche ha dictaminado que el vehículo circulaba a una velocidad superior a los 160 Km/h. Esto supuso que Roger Radas perdiese el control del superdeportivo estrellándose contra un poste y varios árboles hasta más tarde incendiar el propio vehículo.

Paul Walker en Fast and Furious

De acuerdo con los informes de la autopsia, el accidente que mató a Paul Walker fue tan severo que sufrió múltiples fracturas y otras lesiones traumáticas. El informe continúa diciendo que su cuerpo tenía múltiples quemaduras, haciendo difícil su identificación. Aún se desconoce los detalles de la autopsia del conductor.

Tras conocer la verdad queda claro una cosa. Hasta los mejores pilotos al volante de los mejores vehículos del mundo tienen fallos, errores que se pagan caro como bien hemos podido ver en este caso. A lo mejor, si circulase a la velocidad máxima permitida en la vía, su experiencia y sus habilidades le hubiesen permitido controlar el vehículo. Nunca lo sabremos.

Más información – Paul Walker muere en su Porsche Carrera GT

Te puede interesar

Categorías

General

José María

Mi nombre es José María García Escriche y soy un amante de los automóviles desde que tengo uso de razón. Realmente me gusta todo lo que se mueve... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *