Ford Escort RS1600, una leyenda de “altos vuelos” en A todo gas

ford-escort-rs1600 (2)

No son eficientes, no son seguros, no son fáciles de conducir, ni destacan por su nivel tecnológico… ¿entonces? ¿Qué tienen los coches históricos para que tantos compradores pierdan la cabeza por ellos? Precisamente eso, historia.

Da igual las características que destaquen de cada uno, lo importante es lo que nos hacen sentir. Cada modelo ha aportado una pieza a este rompecabezas que forma el mundo del automóvil.

Una de estas piezas conocidas por todos es el Ford Escort. El pequeño americano creado por la división europea de la compañía comenzaba a dejar huella en el continente a finales de los años sesenta. Un vehículo de apenas cuatro metros y aspecto aerodinámico sembraba las semillas de lo que sería una larga vida colmada de éxitos.

Entre tanto, un radical Ford Escort RS abría el sendero de los Rallye Sport de Ford, una denominación que tocaría la gloria con la versión Turbo. Esta primera generación fue bautizada como Ford Escort RS1600 y escondía bajo el capó un bloque de cuatro cilindros con 1596 cc. que desarrollaba 115 CV.

ford-escort-rs1600 (1)

La popular saga Fast and Furious ha rescatado este genuino de los anales de la historia y lo ha hecho volar haciendo las delicias de los más acérrimos seguidores del Escort. Vestido con los colores de la época, al Ford Escort RS1600 no le faltaba detalles: el azul y el blanco coloreaban su carrocería y las llantas de 13 pulgadas adornaban la estampa del mítico automóvil.

Para el rodaje todos fueron reconstruidos y equipados con un par de asientos deportivos. Dos de los cinco que compraron acabaron hechos añicos después de grabar la secuencia del espectacular salto en la autopista. Una pena… ¿verdad?

Lo cierto, es que ha sido una sorpresa verlo en la gran pantalla de la mano de esta cinta. Los de A Todo Gas nos tienen acostumbrados a colmarnos de poderío americano a través de sus muscle car con nombres propios. Ford Mustang, Chevrolet Chevelle o Dodge Challenger son solo algunos de los desbocados potros salvajes que hacen retumbar nuestros tímpanos en cada escena.

Entre tanto músculo y algún que otro atlético japonés, el nativo del viejo continente se ha ganado un hueco en este apretado y vigoroso reparto automovilístico. La agilidad y robustez característica del Ford Escort RS1600 habrán sido los punto claves de su “entrada triunfal” en el séptimo arte.

ford-escort-rs1600 (3)

Fuente – Tuning-light, Wikipedia

Te puede interesar

Categorías

Ford, General

Enrique León

Extremeño enamorado del mundo del motor. Cuando aún no había aprendido a contar hasta diez, ya coleccionaba llaveros con las insignias de cada... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *