Homologaciones: ¿es necesario tanto quebradero de cabeza?

No nos vamos a poner transgresores y decir que la DGT nos debería dejar “tunear” el coche de un modo extremo. Podemos entender porque un SEAT Ibiza no debería tener un motor V8 o montar unas cubiertas de 31 pulgadas, pero cuando se empiezan a poner trabas para la instalación de un sistema de frenado de altas prestaciones, empiezo a pensar que todos los requisitos que pone la DGT para homologar los cambios (empezando por tener que homologar una instalación ya reconocida por ISO y CE) son fruto más del desinterés y desconocimiento de la realidad social del mundo del motor que por “nuestra propia seguridad”.

Todo lo que sea por prestar una función útil para el coche y sus ocupantes debería ser  motivo de interés por parte de las autoridades y no esa suerte de condena que se le hace a un entusiasta que decide mejorar su coche. No justifico a quienes andan con un coche sin las homologaciones regladas, pero también puedo entender  por qué lo hacen.

No solo la cantidad increíble de papeleo, sin lo caro que puede llegar a ser la colocación de algo tan inocuo como una bola de remolque. Bastaría que la bola estuviera instalada en un taller autorizado para poder  circular…pero no, se necesita poner por escrito en la ficha técnica del coche  que se tiene una bola de remolque como si eso fuera a alterar el caballaje del coche o pudiera comprometer la seguridad de los caminos. Qué opinas tú de las homologaciones de alteraciones menores?

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *