Nuevo coche del agente 007 aun no revelado

Son más los fanáticos del mundo del motor que los cinéfilos a la espera de los detalles de la nueva entrega de las aventuras del agente secreto. ¿La razón?: en los últimos 50 años el servicio de inteligencia MI5 no le ha dicho que no a cuanto capricho en materia automovilística pase por la mente de James Bond.

Mientras revelan cual va a ser el coche encargado de robarse el protagonismo de la película, os presentamos  3 de los coches conducidos por Bond que mejor valoran los aficionados del motor (y el cine):

Aston Martin DB5 (Goldfinger)

Cuando el antiguo Bentley de Bond se quedó un poco “falto de prestaciones”, se le fue asignado DB5 totalmente equipado con los accesorios opcionales como blindaje integral,  ametralladora calibre .30 detrás de los indicadores, cuchillas retráctiles en las llantas y uno de los primeros teléfonos móviles jamás vistos en un coche.

Lotus Esprit (La espía que me amó)

Cambiando de fabricante (pero conservando la procedencia británica), Bond decide emplear uno de los coches más versátiles jamás construidos: un Lotus Espirit anfibio que funciona tan bien en carretera como por debajo del agua. Como buen submarino (y coche de Bond) el Lotus está equipado con torpedos, misiles, cargas de profundidad y pantallas de humo subacuáticas.

BMW Z8 (El mundo nunca es suficiente)

En la película de 1999, Bond emplea un coche alemán para enojo de los puristas, aunque éstos recibirían un pequeño consuelo al ver al pobre Z8 “rebanado” por la mitad. La escena de la destrucción del coche permanece como una de las más dolorosas  de la historia del cine para los fanáticos de los coches deportivos alemanes.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *