Un pueblo sin coches

Como ya te habrás dado cuenta los coches siempre parecen ser indispensables para moverte de un lado a otro. Donde nuestros padres o abuelos se movían andando las personas de ahora necesitamos de un transporte para hacerlo. Por eso encontrar un pueblo donde descubras que no hay coches es sin duda algo excepcional.

Este pueblo tan insólito se trata de Zermatt, en Suiza, un pueblo que no tuvo mucha suerte con la inclusión de los coches ya que el primero llegó en 1910 y no caló demasiado bien. Los medios de transporte utilizados suelen ser los coches de caballos y las propias piernas aunque, debido al turismo que tiene, podrás encontrar también una serie de autobuses especiales porque son electrónicos.

Estos autobuses se fabrican en el propio pueblo y sirven para dar cabida a los más de 30.000 visitantes que tiene el pueblo al año con un total de 500 autobuses.

El motivo por el cual en este pueblo no se ha dado cabida a los coches fue porque nunca funcionaron bien. También el hecho de estar un poco más aislado supuso que los coches, si se averiaban, no hubiera nadie que tuviera algún conocimiento para arreglarlo lo que supuso no modernizarse. Aún así esto no fue impedimento para que el pueblo siguiera creciendo y, hoy día, es uno de los lugares más visitados en Suiza.

Así que si quieres olvidarte de gasolina, diesel, y de los coches en general lo mejor que puedes hacer es darte un paseo por el pueblo de Zermatt y disfrutar de un ambiente no contaminante mientras ves tiendas o disfrutas en la terraza de un restaurante.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *